La Zafirina - Compañía de teatro

La Zafirina abre su ojo color zafiro para ver con ojos de hoy, pero sin perder el ayer, la realidad que nos aprisiona.

La Zafirina quiere poner en palabras los agujeros negros que nos persiguen e interpelan. Agujeros negros colectivos, que le generan incógnitas y agujeros negros personales, íntimos, inquietantes que la abruman.

La Zafirina ríe y llora al mismo tiempo. Le gusta lo bello, lo poético, pero también lo vulgar y cotidiano. Le gustan las  palabras, y le gusta jugar y le gusta buscar y encontrarse en un escenario. Al fin y al cabo el teatro no es más que eso, jugar, jugar con la palabra, jugar a vivir. Vivir y jugar.

La Zafirina es una trinchera. Una trinchera teatral.